lunes, 10 de diciembre de 2012

"Una visita de San Nicolás", de Clement Moore: comentarios y traducción


UNA VISITA DE SAN NICOLÁS
Autor: Clement Clarke Moore
Traducido por Jhon Monsalve

Imagen tomada de: http://www.facebook.com/photo.php?fbid=453774467991772&set=a.257731730929381.55221.112130535489502&type=1&theater

Nota aclaratoria: En vista de que no se había hecho una traducción clara y comprensible de este poema a nuestro idioma, me puse en la tarea de traducirlo con buena cohesión y coherencia. Las demás traducciones están hechas sin sentido y sin la pasión que merece tan importante poema de Clement Moore, que da inicio a una de las tradiciones más importantes en la cultura occidental: Papá Noel. El autor tomó la figura del santo obispo del siglo IV San Nicolás, que perdió a sus padres debido a la peste de aquel entonces y donó todos sus bienes a los necesitados. Este solo hecho de bondad serviría para explicar el referente del poeta norteamericano Clement Moore. Pero hay más: aparte de relacionarse con los niños, se cuenta que, en cierta ocasión, unas mujeres, por carecer de la dote necesaria, no podían casarse con sus amados y corrían el peligro de quedar solteronas. San Nicolás, al ver esto, actuó de incógnito, metiéndose por la ventana para poner bolsas de oro dentro de las medias que las muchachas  ponían a secar junto a la chimenea. Teniendo en cuenta esto, entenderemos mejor el poema del profesor de Literatura griega Clement Moore.
Y una última cosa: Hace unos días vi una imagen en la que tenían a Papá Noel aprisionado porque había cometido el grandísimo error de quitarle protagonismo al Niño Dios. La imagen decía que no dejemos contaminar de comercio una celebración religiosa. Pues bien, muy bonito y heroico el hecho, pero lo hicieron sin tener en cuenta los hechos sociales e históricos que dieron paso a la figura de Papá Noel. En primer lugar, Papá Noel no nace porque sí, sino por una necesidad. Los protestantes (miren bien, queridos lectores, que el autor es de los Estados Unidos y comprendan, por favor, que yo ni siquiera creo en Dios) se daban cuenta de que en las épocas navideñas se pecaba más contra dios, que lo que se peca durante todo un año, y que, por otra parte, y la más importante, que la familia se desunía. La figura de Papá Noel aparece, entonces, para hacer la Navidad más familiar, y eso está mucho mejor que actuar mal a costillas del Niño Jesús. Más bien amarremos a este niño que, tal como lo insinuó Saramago en las últimas páginas de “El evangelio según Jesucristo”, trajo guerras y dolor al mundo... metámoslo en una bolsa y botémoslo al río de Oro, y pasemos con los nuestros, como diría San Nicolás: una Feliz Navidad y una feliz Noche Buena.
Jhon Monsalve

UNA VISITA DE SAN NICOLÁS
Autor: Clement Clarke Moore
Traducido por Jhon Monsalve


Era la noche de Navidad, un poco antes de las doce,
A la hora en que todo está en calma, hasta los ratones.

Habíamos colgado nuestras medias en la chimenea,
Para que San Nicolás las encontrara cuando llegara.

Acurrucados y abrigados bajo las sábanas,
Los niños, juiciosos, estaban durmiéndose.

Mi mamá y yo, con nuestra ropa de dormir,
Acabábamos de apagar la vela,
Cuando afuera, un ruido de campana,
Me hizo salir rápidamente de la cama.

Fugaz como una flecha hacia la ventana,
Escruté la inmensidad del cielo estrellado.

Sobre la nieve, la luna brillante,
Iluminaba la noche como si fuese el día.

Abrí mis ojos, y aparecieron a lo lejos
Un trineo y ocho renos no más grandes que una mano,
Dirigidos por un pequeño y alegre personaje:
Era San Nicolás, yo lo sabía.

Sus corceles volaban como si tuvieran alas.
Y les cantaba, con el fin de animarlos:
« ¡Vamos, Tornado! ¡Vamos, Bailarín! ¡Vamos, Furia y Vestido!
¡En Cometa y Cupido! ¡Vamos relámpago y Trueno!
¡Directo a ese porche, hacia ese muro!
¡Vamos, vamos, mis amigos! ¡Al triple galope!”.

Similares a las hojas muertas, llevadas por el viento,
Que suben hacia el cielo para superar los obstáculos,
Los renos volaron hasta  mi cabeza,
Con el trineo, los juguetes y San Nicolás.

Poco después oí sobre el techo resonar algo,
El pisoteo fogoso de sus pequeños zuecos,
La ventana estaba cerrada, y me volteé
En el preciso momento en que San Nicolás salía de la chimenea.

Su abrigo de piel, sus botas y su gorro
Estaban un poco sucios por la ceniza y el hollín.

Sobre su hombro, un saco lleno de juguetes
Le daba la apariencia de un extraño vendedor.

Tenía los cachetes rosados, unos hoyuelos encantadores,
Una nariz como una cereza y unos ojos brillantes.

Una boca pequeña que sonreía todo el tiempo,
Y una barba larga de un blanco muy puro.

De su pipa iluminada y atrancada entre sus dientes,
Subían en torbellino volutas de humo.

Tenía el rostro alegre, y su vientre redondo
Saltaba cuando reía, como un pequeño balón.

Era tan regordete, tan cachetón, este travieso duende,
Que no pude aguantar la risa, ni tapándome con la mano.

Pero con un guiño de ojo y una señal de la cabeza,
Me hizo comprender que yo no corría ningún peligro.

Luego sin decir una palabra, pues él tenía afán,
Se apresuró a llenar las medias, hasta el fondo,
Y se despidió poniéndose el dedo en la punta de la nariz,
Antes de desaparecer en la chimenea.

Oí el silbido de su tripulación,
Juntos se fueron como una pluma en el viento.

Antes de desaparecer, San Nicolás gritó:
“Feliz Navidad y feliz Noche Buena para todos”

4 comentarios:

  1. Me alegra saber que hay autores decididos a publicar obras como ésta. He aquí mi versión del mismo poema:

    ESPAÑOL (Copyrighted Translation)

    UNA VISITA DE SAN NICOLÁS©

    Traducción de Juan A. Galán

    Era tarde en Nochebuena, nada en la casa se oía,
    Hasta el ratón de alacena con su familia dormía.
    De la repisa colgaban, medias en la chimenea,
    San Nicolás, al llenarlas, tendría una gran tarea.

    Los niños dormían ya y soñaban sutilezas,
    Imaginando visiones en sus pequeñas cabezas,
    Y mamá con su pañuelo, y yo con mi mejor gorra,
    Antes de una buena siesta, sentíamos la modorra.

    Cuando afuera en el jardín, se formó un gran alboroto,
    Salí de mi cama a saltos, parecía un terremoto,
    Corrí y abrí la ventana, levantándola hasta el tope,
    Las cortinas separé, pues creí oír un galope.

    La luz de la luna llena se reflejaba en la escena
    E iluminaba la nieve, como hace el sol con la arena.
    Cuando yo vi ante mis ojos, de grata sorpresa llenos,
    Un trineo en miniatura tirado por ocho renos.

    Los controlaba un viejito, ágil y con gran viveza.
    "Debe ser San Nicolás", pensé yo con gran presteza.
    Él, aunque eran como águilas, de sus cursos era el guía, ¡Silbando y con muchos gritos, sus nombres les repetía!

    "iOh, Bailarín! ¡Oh, Brioso, Relámpago y Juguetón!
    ¡Hala Cupido! ¡Hala Trueno! ¡Halen Cometa y Pompón!
    ¡Suban prontos al tejado y a lo alto por la pared!
    ¡Suban con brío ahora mismo! ¡Todos, con brío, ascended!".

    Como las hojas ya secas que encuentran algún obstáculo
    Se entrelazan con el viento en asombroso espectáculo,
    Así subieron al techo, como en sus cursos volando,
    En el trineo con juguetes a San Nicolás llevando.

    Después de algunos segundos, yo pude oír satisfecho
    Ruido de pequeños cascos que golpeaban en el techo.
    En la mente estas imágenes y en mis talones girando,
    Por la chimenea vi a San Nicolás bajando.

    Todo envuelto estaba en pieles, de los pies a la cabeza,
    Su ropa estaba manchada del hollín y la ceniza.
    Una bolsa con juguetes de su ancha espalda colgaba,
    Parecía un vendedor que su mercancía cargaba.

    ¡Qué alegría en su sonrisa! ¡Qué brillo había en sus ojos!
    ¡Qué color en sus mejillas! ¡Qué nariz con tonos rojos!
    Su boca, en un amplio arco, se abría en sonrisa leve
    Y la barba en su barbilla más blanca era que la nieve.

    Una pipa ya gastada en sus dientes sujetaba
    Y alrededor de sus sienes el humo lo coronaba.
    Su cara era ancha y redonda, y un vientre grande tenía
    Que como la gelatina temblaba cuando él reía.

    Era un duende muy alegre, un viejo gordo y bajito,
    Y me tuve que reír, ¡aunque lo hice muy quedito!
    Un giro de su cabeza y un guiño casi secreto
    Hicieron que mis temores se esfumaran por completo.

    Sin decir ni una palabra, a su tarea se dio,
    Giró sobre sus talones y las medias rellenó.
    Tocándose la nariz, con un dedo y por el lado,
    ¡Subió por la chimenea por alguna magia izado!

    Saltó presto en el trineo, silbó casi sin aliento,
    Y los renos se alejaron como plumas en el viento.
    Pero oí cuando exclamaba, ya inmerso en la oscuridad,
    "¡Que tengan muy buenas noches y una Feliz Navidad!".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buena traducción, amigo Juan. Se ve que trabajó mucho en ella. Lo felicito. Me alegra que haya superado mi traducción. Sin duda alguna, recomendaré esta en lugar de la mía. Muchas gracias por compartirla. Saludos.

      Eliminar
    2. Enorme poema amigo. Lo felicito

      Eliminar
  2. Jhon Monsalve: El Niño Jesús si une las familias, todas las tradiciones se han mezclado, si San Nicolas de Bari no hubiese sentido amor por Jesus, tampoco existiría Santa Clauss.

    ResponderEliminar