jueves, 29 de diciembre de 2011

Análisis literario del poema Lo fatal, de Rubén Darío

Análisis literario del poema Lo fatal, de Rubén Darío

Por Jhon Monsalve
Fotografía de Flor Garduño
Cisne: símbolo del Modernismo, de la belleza y de la elocuencia


Rubén Darío es el poeta maldito de América. Es el padre del Modernismo. El modernismo entendido como el ansia de plenitud y de perfección que conserva características de los movimientos europeos, del simbolismo y del parnasianismo. Características generales: El logro de efectos rítmicos, logro simbolista, como en el poema A margarita Debayle, de Rubén Darío:

Margarita, está linda la mar,
y el viento
lleva esencia sutil de azahar;
yo siento
en el alma una alondra cantar:
tu acento.
Margarita, te voy a contar
un cuento.

Y los valores sensoriales, valores parnasianistas, como en el poema objeto de nuestro análisis, o la perfección formal, también parnasianista, demostrada en el poema Yo persigo una forma, del mismo autor:

YO PERSIGO UNA FORMA

Yo persigo una forma que no encuentra mi estilo,
botón de pensamiento que busca ser la rosa;
se anuncia con un beso que en mis labios se posa
al abrazo imposible de la Venus de Milo.

Adornan verdes palmas el blanco peristilo;
los astros me han predicho la visión de la Diosa;
y en mi alma reposa la luz como reposa
el ave de la luna sobre un lago tranquilo.

Y no hallo sino la palabra que huye,
la iniciación melódica que de la flauta fluye
y la barca del sueño que en el espacio boga;

y bajo la ventana de mi Bella-Durmiente,
el sollozo continuo del chorro de la fuente
y el cuello del gran cisne blanco que me interroga.

Como a modo de introducción al análisis del poema Lo fatal, pongo las principales características del Modernismo:

1.      La evocación de épocas pasadas y mejores (Todo tiempo pasado fue mejor: Jorge Manrique) o de mejores espacios. Esto con el fin de huir de la realidad cotidiana.

2.      Las variaciones de los modelos métricos. Ya veremos que Lo fatal es ejemplo de ello.

3.      El autor como guía que enseña los valores verdaderos.

4.      El asco a la vida y una inmensa tristeza, acompañada de angustia y de melancolía.

Partiendo de esto, analicemos el poema Lo fatal. Helo aquí:

LO FATAL

A René Pérez.

Dichoso el árbol que es apenas sensitivo,
y más la piedra dura, porque ésta ya no siente,
pues no hay dolor más grande que el dolor de ser vivo,
ni mayor pesadumbre que la vida consciente.

Ser, y no saber nada, y ser sin rumbo cierto,
y el temor de haber sido y un futuro terror...
Y el espanto seguro de estar mañana muerto,
y sufrir por la vida y por la sombra y por

lo que no conocemos y apenas sospechamos,
y la carne que tienta con sus frescos racimos
y la tumba que aguarda con sus fúnebres ramos,
¡y no saber adónde vamos,
ni de dónde venimos...!

En cuanto a la estructura:

Es un soneto. El soneto es un poema de cuatro estrofas: dos de cuatro versos y dos más de tres. El modernismo abre la posibilidad de hacer un pare de la métrica clásica. Rubén Darío, aunque mantiene los cuartetos, no respeta el conteo silábico, ni el número de versos de la última estrofa. Esto da la impresión de que no fuera un soneto, sino un poema compuesto de tres estrofas: dos de cuatro versos, y una de cinco.

Hagamos la prueba. Tomemos el siguiente verso: y el temor de haber sido y un futuro terror... Sin licencias métricas el verso tiene 17 sílabas (a los versos agudos se les suma una sílaba de más). Con licencias métricas el verso consta de 13 sílabas. Ya vemos que tal discordancia se entiende por las características del movimiento literario.

En cuanto a lo que narra y a lo que significa:

Habla de la muerte. Habla de la vida. Las contrapone. Es el grito del deseo de la muerte y el miedo a morir. El yo poético toma como dichosa la piedra por no sentir, pues no hay más martirio, más pesadumbre, que ser conscientes de la vida, del sentimiento de vivir. Podría tomarse como un poema existencialista, pero entendido dentro de las características del movimiento literario: El asco a la vida y una inmensa tristeza, acompañada de angustia y de melancolía.

Es también el sufrimiento de la vida y el mal que hace pensar en la muerte. La preocupación de que pronto todo va acabar, y ojalá acabe, pero ojalá no porque da miedo. Sufrir por lo desconocido. El miedo viene de ahí: de lo desconocido, de donde también viene el sufrimiento. Y la proximidad de la muerte, y el no querer morir por miedo, y el querer morir por hastío. Y por último la oposición más clara: la incertidumbre de no saber a dónde vamos y lo inexplicable de saber de dónde vinimos.

El Modernismo tiene muchas más características, que, para este análisis no eran imprescindibles. Sin embargo, gran parte del movimiento literario se sintetiza aquí, en este poema: En Lo fatal, lo fatal del tiempo y de la perspectiva de vida del hombre americano de finales del siglo XIX.

23 comentarios:

  1. Te felicito por tu trabajo en este blog.
    Saludos desde El Salvador.

    ResponderEliminar
  2. hola tengo una pregunta: a que te referís con "En Lo fatal, lo fatal del tiempo y de la perspectiva de vida del hombre americano de finales del siglo XIX." (paso algo en ese periodo?)

    ResponderEliminar
  3. Hola, Jhon Condori: me refiero al cambio de siglo. Este poema fue escrito entre finales del siglo XIX y principios del XX. Este cambio es la ilusión vaga de nuevas cosas, unida a una de las más importantes características del Modernismo: lo negativo ante la vida. En cuanto al tiempo, no debemos olvidar las situaciones políticas, sociales y ARTÍSTICAS que se llevaron a cabo en la segunda mitad del siglo XIX. Los movimientos europeos; sobre todo, el Parnasianismo y el Simbolismo influyeron, tal como lo expongo en el análisis, en el pensamiento del hombre latinoamericano. En ese sentido, se comprende Lo fatal.

    ResponderEliminar
  4. por cierto.. saludos desde NIcaragua... :)

    ResponderEliminar
  5. ¿Por qué el calificativo de "poeta maldito de América"?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Borré sin culpa el otro mensaje. Pensé que era un comentario eliminado. Sin embargo, creo que iba en torno a la pertinencia de la interpretación. Lo que usted comentó es muy positivo, pero tenga en cuenta que este pequeño análisis lo hice con base en una característica convencional del Modernismo: el asco a la vida y la tristeza. Yo opino lo mismo que usted: que es más una preocupación existencial, y lo afirmé:"La preocupación de que pronto todo va a acabar". Saludos.

      Eliminar
  6. Hola, Jhon, saludos. El comentario que usted borró es el siguiente: "El poema no es un soneto porque el soneto consiste en una composición que consta de cuatro estrofas, dos estrofas de cuatro versos (cuartetos) y dos de tres versos (tercetos). El modernismo se caracteriza por la influencia del Parnasianismo, escuela francesa que postula la perfección de la forma, perfección que se ve interrumpida en los últimos versos. Aquí se presenta una innovación de Darío, como un soneto truncado. Creo que simplemente el poeta quiere dejar plasmada su frustración sobre lo desconocido y por esta razón al final del poema quiebra la estructura clásica del soneto que en este caso debería de ser de 14 versos alejandrinos. Tampoco estoy de acuerdo con tu interpretación de que Rubén Darío expresa "asco a la vida" como una característica; lo que refleja en el poema es la preocupación existencial que tanto lo abrumó al pensar en la muerte y en lo que vendría después de ella".

    ResponderEliminar
  7. Acerca del calificativo mencionado, quisiera tener una explicación convincente, porque el adjetivo "maldito" suena demasiado fuerte y en las aulas de clase no se enseña de esa manera sobre nuestro insigne poeta. Siempre se le ha conocido como "El poeta niño", "El Príncipe de las Letras Castellanas" o como "El Innovador de la Prosa y del Verso". Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé qué tan convincente sea para usted la siguiente explicación(pues lo respeto por sus vastos conocimientos en literatura. ¿En dónde radica?, ¿lleva algún blog?...): tendiendo en cuenta la temática del poema y asociándola un poco con la de Beaudelaire, Verlaine o demás poetas considerados "malditos" en Europa, califiqué con tal adjetivo a nuestro Príncipe de las letras castellanas.

      Eliminar
  8. Disculpe por mi prolongado silencio. Creo que por el hecho de que el Simbolismo es una de las fuertes influencias del Modernismo, usted ha asociado a Darío con los "poetas malditos" que sentaron las bases de esa escuela francesa; Darío dijo: "Mi literatura es mía en mí; quien siga servilmente mis huellas perderá su tesoro personal"... Con esta cita le resumo el evidente eclecticismo del poeta; sin embargo, la temática del poema no comulga con la práctica y la línea de pensamiento que promulgaban los simbolistas. Rubén no era esotérico y esta es una fuerte razón del "malditismo" de los poetas europeos. En la página "Ocultismo: lo oculto en el mundo moderno - Webislam", usted puede leer lo siguiente: "Desde Baudelaire y Verlaine, Lautréamont y Rimbaud, hasta nuestros contemporáneos André Bretón y sus discípulos, todos estos artistas utilizaron el ocultismo como un arma poderosa en su rebelión contra el establishment burgués y su ideología. Repudian la religión, la ética, las normas so¬ciales y la estética oficiales contemporáneas. Algunos de ellos no sólo son anticlericales, como la mayor parte de la intelligentsia francesa, sino anticristianos; en realidad reniegan de los valores judeocristianos al par que de los ideales grecorromanos y renacentistas. Se interesaron por los gnósticos y los grupos secretos, no sólo por su enseñanza oculta, sino también porque habían sido perseguidos por la Iglesia. Esos artistas buscaban en las tradiciones ocultistas elementos prejudeocristianos y preclásicos (pregriegos), es decir, métodos creadores y valores espirituales egipcios, persas, indios o chinos".
    Con el respeto que se merece, espero que tome en cuenta el gran abismo que separa a Darío de "los poetas malditos".
    A propósito de sus preguntas con respecto a mi persona, soy nicaragüense, Licenciado en Lengua y Literatura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En total acuerdo. Muchas gracias. He decidido no cambiar nada del texto para que la gente entienda la pertinencia y el trasfondo de su explicación. La considero, la acepto y agradezco su guía.

      Eliminar
  9. También le manifiesto que lo felicito por su blog. Si Dios lo permite, pronto tendré el mío. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estaré en espera de su blog. Agradecería que me mantuviera al tanto para seguir sus publicaciones.

      Eliminar
  10. hola Jhon, me parece interesante este último comentario acerca de Rubén Darío. conforme a los estudios que he realizado acerca de este poeta creo que debería considerar esta objeción realizada por José Rey. El fundamento que presenta de los "poetas malditos europeos" excluye a Darío porque el rasgo que le da al simbolismo francés es conforme a su propio estilo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiene toda la razón. Ya consideré la objeción; hoy aprendí mucho. Muchas gracias. Saludos.

      Eliminar
  11. hola Jhon, es un placer para mí saber que personas como ud se interesen en el estudio de un gran poeta como Darío y q sea una persona accesible, que qcepta sugerencias. Soy licenciada en lengua y literatura. espero que continue su blog para que continuemos en contacto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabe una cosa, Claudia: aquí en Colombia, lastimosamente, la mayoría de los que estudia Lengua y Literatura son prepotentes. Yo considero que incluso para enfrentarse al análisis literario es imprescindible la humildad. Gracias por sus comentarios y muchos saludos.

      Eliminar
  12. hola Jhon, estaré siempre leyendo su blog me gusta compartir con personas como usted análisis de literatura. gracias por esa humildad que lo caracteriza. espero sigamos en contacto

    ResponderEliminar
  13. pero cuál es el tema principal de lo fatal

    ResponderEliminar
  14. Porque maldito de América lo conocías o que para llamarlo maldito

    ResponderEliminar