jueves, 30 de abril de 2020

¿Qué es y cómo hacer una ecuación de búsqueda?


¿Qué es y cómo hacer una ecuación de búsqueda?
Jhon Monsalve
La ecuación de búsqueda - Obtención de información [Investigación ...

Aquí, de manera sintética, dejo unas orientaciones sobre cómo hacer una ecuación de búsqueda para que, con más seguridad, realicen sus ejercicios de investigación.

¿Qué es una ecuación de búsqueda? 

Es una fórmula para hallar información precisa por motores de búsqueda para investigaciones en cualquier área. En este caso, me centraré de manera específica en el motor Scopus, plataforma en la que se hallan resúmenes de artículos publicados en revista de alto impacto en el mundo académico y muy sugerida por los profesores en todas las universidades. Esta plataforma permite una búsqueda completa por medio del idioma inglés (en español, la información es más reducida); los ejemplos que daré a continuación serán en nuestra lengua materna, para facilitar la explicación y la comprensión. 

¿Qué compone una ecuación de búsqueda?

La ecuación puede estar compuesta por:

Paréntesis: a modo de ecuación matemática, los paréntesis encierran información dentro de otra información. Por ejemplo, si gusta consultar un tema sobre transporte público, puede iniciar así: ((Transporte OR taxis OR busetas) AND (público OR ciudad)). Si notamos, hay dos paréntesis al inicio, porque uno abre la información general (toda la fórmula) y el otro abre la particular (solo las relaciones entre los transportes). Por lo mismo se explican los paréntesis al final. 

Comillas (“ ”): Se usan para buscar grupos de palabras de manera casi exacta; por tanto, se recomienda mejor el uso de corchetes.

Corchetes ([ ]): Buscan palabras exactas; incluso en grupo: [Ciencia aplicada].

Asterisco (*): Remplazan raíces o sufijos de palabras; así: Compu* buscará todas las palabras que inician por Compu*: computarizado, computador, computadora, etc. 

Signo de interrogación (?): En caso de que sea femenino o masculino, se escribe "niñ?" y "Wom?n" (para cuando lo hagan en inglés).  

¿Cómo enlazo las palabras o las frases de búsqueda?

Hay cinco maneras para enlazar las palabras o las frases: 

AND: Agrega información a la consulta; por ejemplo: (Azul AND amarillo). Esto permite que el buscador se centre tanto en un color como en el otro a la misma vez. 

OR: El buscador se centra tanto en uno como en el otro, pero no a la misma vez: (Azul OR amarillo) indica que en la búsqueda se encontrará todo lo referente a lo azul y todo lo referente a lo amarillo. No necesariamente van a estar juntos. 

AND NOT: Se excluye un término que podría ir asociado semánticamente; por ejemplo, (Azul OR amarillo AND NOT verde). La búsqueda se centrará en el azul o en el amarillo, pero nunca en el verde

W/ y PRE/: Indican que las palabras pueden ser encontradas en una extensión hasta de 10 vocablos, según se especifique. Por ejemplo, (Azul W/10 amarillo) quiere decir que la palabra amarillo se buscará en el texto en una longitud no superior a 10 palabras de azul. De todas las letras que enlazan estas son las menos frecuentes. 

Con estos elementos, pueden crear su ecuación de búsqueda básica. Scopus le permitirá limitar más la ecuación, seleccionando el área de conocimiento, el año, la universidad, etc. 

Espero haber aclarado sus dudas. Si se presenta alguna adicional, escriban sus comentarios; me demoro días en responder, pero trataré de solucionarlas todas. 




lunes, 6 de abril de 2020

Reseña del libro "El salvaje metropolitano", de Rosana Guber

Reseña del libro El salvaje metropolitano, de Rosana Guber
Jhon Monsalve


Guber, R. (2005). El salvaje metropolitano. Buenos Aires: Editorial Paidós.

1.Contexto de la obra
El libro de Rosana Guber es publicado en 1991, luego de que la academia argentina retomara su protagonismo tras la caída de la dictadura comandada por el Proceso de Reorganización Nacional (PRN). La antropología, durante los años de este gobierno, prácticamente se difumina. La atención del país se centra en procesos políticos complejos, que impiden la inversión económica en las Ciencias Sociales de Argentina. Las energías y los muertos puestos en la Guerra de las Malvinas, a principios de los años 80, ejemplifican los intereses del gobierno de turno en cualquier proceso, menos en el de la inversión económica y social en las Ciencias Humanas.
En 1983 el PRN entrega el poder, e inicia, para Argentina, un proceso de reconstrucción del aspecto social, donde cabe, por supuesto, la ciencia. Una de las disciplinas más fuertes en este devenir es la Antropología, cuya escuela se consolida en el país latinoamericano durante los años 60 gracias, especialmente, a quien hace el prólogo del libro de Guber: la doctora Esther Hermitte, quien corrobora, como sigue, las consecuencias que produce la dictadura argentina de los 70 en las Ciencias Sociales: “Esa situación [la referida al deterioro de la Antropología] se habría de reforzar notablemente a partir de 1976. Los investigadores que continuaron trabajando, con poquísimas excepciones, lo hicieron sin apoyo institucional y sin recursos económicos del medio académico nacional” (p. 8).

2.Breve biografía de la autora
Rosana Guber nace en 1957 en Argentina, momento justo en el que Esther Hermitte expande los estudios etnográficos en el país. Con los años, la autora de El salvaje metropolitano crea relaciones científicas con Hermitte, lo cual conlleva un reconocimiento académico en las universidades argentinas, desde finales de los años 80 hasta el momento. Rosana Guber estudia Ciencias Antropológicas en la Universidad de Buenos Aires (UBA) y se forma como magíster en Ciencias Sociales en la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso). En los años 90 se doctora en Antropología Social de la Universidad Johns Hopkings, en Estados Unidos.
Las investigaciones que la autora realiza giran en torno a dos temas fundamentales: en primer lugar, al análisis del conflicto bélico de las Malvinas, con base en los discursos de los soldados que, en su tiempo, participan bajo las órdenes del Proceso de Reorganización Nacional; en segundo lugar, a la divulgación de la epistemología y la metodología de Antropología como base para las demás Ciencias Sociales. Justamente, Guber enfoca la atención de este último tema en el desarrollo del libro aquí reseñado.

3.Estructura de la obra
El libro se divide en ocho apartados, entre los que sobresalen catorce capítulos, sin contar introducción y conclusión. Estos capítulos son el corazón de la obra científica de Rosana Guber; sin embargo, antes de desarrollarlos presenta un prólogo de su autoría dedicado de forma exclusiva a la segunda edición del libro, doce años después de su publicación original; luego, presenta los agradecimientos a entidades, investigadores y profesores que han hecho posible la configuración ideal del documento científico; paso seguido, se ubica el prólogo a la primera edición, redactado por la respetable y admirada madre académica de la autora: Esther Hermitte; a continuación, como cuarto apartado, aparece la Introducción, seguida de tres capítulos dedicados a las trayectorias, nuevos caminos y enfoques de la Antropología. La sexta parte, que es la central, se enfoca en diez capítulos sobre cómo hacer trabajo de campo en Ciencias Sociales; antes de las conclusiones, la autora dedica un capítulo para invitar a la comunidad científica al uso del trabajo de campo antropológico como método transversal a todas las Ciencias Humanas.

4.Tesis principales y secundarias
Cualquier lector, en el ámbito académico, puede tergiversar el contenido del texto, si no se tiene presente la intención de la autora al momento de titular el libro; por tal motivo, es necesario, de entrada, comprender como idea fundamental la circunstancia de la denominación de El salvaje metropolitano. No hace parte de una idea que se pueda corroborar, de forma textual, en alguna parte del documento, pero, tras una lectura atenta, se comprende la finalidad: la Antropología, ciencia que clásicamente estudia las formas de vida culturales de las comunidades étnicas, se extrapola a la vida civil de la urbe tras los estudios de otras ciencias sociales que utilizan métodos desarrollados ampliamente en la Antropología. La noción de Salvaje en el título hace alusión a las poblaciones tradicionales estudiadas por esta ciencia del hombre y el adjetivo Metropolitano se refiere a cómo los métodos utilizados desde la Antropología pueden actualizarse en las diversas disciplinas de orden social.
Tras esta idea fundamental, que es reiterada a lo largo del libro, tanto por Hermitte como por Guber, surgen las demás tesis centrales y secundarias, que dan cuerpo a la idea original: sin duda alguna, las Ciencias Sociales pueden nutrirse metodológicamente, en cuanto a instrumentos y formas procedimentales, de la Antropología y de la Etnografía. Las ideas principales son enunciadas a continuación en negrilla y complementadas por las ideas secundarias.

Tesis principal de la Introducción: Existen argumentos a favor y en contra del trabajo de campo en Antropología.
La introducción del libro es una presentación general de los autores de base de la ciencia antropológica. De forma general, la autora reseña los aportes de Malinowski al trabajo de campo en Occidente y rescata, de forma especial, las propuestas de Esther Hermitte en el trabajo de campo en la etnografía de las tierras latinoamericanas. La autora, con el propósito de situar la esfera académica del libro, propone la distinción entre etnografía y antropología, ofreciendo una cualidad teórica a la primera y un factor intimista a la segunda, el cual influye, incluso, en la forma como se redactan los textos científico-literarios de esta área.
Entre las ideas que desarrolla en esta primera parte del libro, hace énfasis en los argumentos que existen a favor y en contra del trabajo de campo en su disciplina. La distinción entre las dos posturas existentes deja ver la objetividad de su estilo científico. Por una parte, expone que aquellos que van en contra de una metodología del trabajo de campo argumentan el carácter de impertinencia por el nivel de imprevisibilidad de lo que sucede en el proceso de observación e inmersión propios de la investigación antropológica; por otro lado, expone los argumentos de aquellos que, como ella, defienden el trabajo de campo, como un método necesario para evitar el relativismo absoluto de los resultados y para encaminar rigurosamente el proceso de observación e inmersión en el contexto real.

Tesis principal de los primeros tres capítulos: Una mirada a las trayectorias de los estudios antropológicos permite la comprensión de la pertinencia del trabajo de campo en la Antropología y en las demás Ciencias Sociales.
En vista de que, en los tres primeros capítulos, se elabora una misma idea, se ha optado por desarrollar la descripción de la tesis principal y de las secundarias en una misma categoría. Sucederá lo mismo en los apartados que se presentan más adelante; tal decisión metodológica de la escritura de la presente reseña se debe no a la imposibilidad de hallar ideas centrales en cada capítulo (porque bien puede hacerse), sino, más bien, por las relaciones temáticas estrechas entre capítulos continuos.
Hecha la aclaración anterior, las trayectorias antropológicas que se describen en el primer capítulo tienen como fin fundamentar la propuesta de Rosana Guber en cuanto a por qué el trabajo de campo es necesario en los estudios antropológicos. Tales trayectorias retoman la rigurosidad en el proceso de intervención de las pesquisas socio-étnicas antes y después de Malinowski. De este modo, surgen tres paradigmas de investigación: el primero es el positivista-naturalista, el cual se fundamenta en el análisis de las culturas desde una perspectiva única de comprensión del sujeto étnico, pero, además, por una regularidad de estudio naturalista (incluso por biólogos) de la sociedad; el segundo paradigma es el interpretativo, centrado en los procesos hermenéuticos, tendientes a tener en cuenta el contexto cultural en relación con los discursos y las prácticas de los sujetos observados (este paradigma deja las huellas de una comprensión etnocentrista del hombre, que consiste en considerar la identidad cultural como única y propia de cada sociedad).
El tercer paradigma merece un párrafo aparte, pues es el que sustenta la propuesta de Rosana Guber. Aunque comparten el adjetivo de crítico, se distancia de la actual comprensión sociocrítica en las investigaciones participativas sociales. La autora concibe este modelo crítico como aquel que ha previsto otra comprensión cultural del hombre y que, por tanto, critica y niega el etnocentrismo heredado del paradigma interpretativo. Para Guber, la Antropología no debe considerar el estudio del hombre de forma etnocéntrica, sino, más bien, en pro de la formulación de una idea consistente en que la humanidad se constituye identitariamente por las diferencias.  
Con base en lo anterior, se infieren, al menos, cuatro características de los estudios antropológicos desde el paradigma crítico defendido por la autora: 1) La importancia del investigador en los procesos de análisis (imposibilidad de desarticularse), 2) Relación interdependiente entre la reflexión teórica y la generación de la información, 3) Estudio de la diversidad y no de las preconcepciones del investigador, y 4) estudio de los sentidos comunes compartidos de los sujetos observados, que han sido configurados por convenciones sociales.

Tesis principal del cuarto al décimo tercer capítulo del libro: La metodología del trabajo de campo en Antropología es extrapolable a las investigaciones en otras Ciencias Sociales.
Por razones descritas previamente, se opta por agrupar ciertos capítulos que se relacionan estrechamente en el desarrollo argumentativo de Rosana Guber. No obstante, el lector de esta reseña podrá reconocer en el transcurso de los siguientes párrafos una suerte de subcategorías con subtesis principales, rodeadas a su vez por otras tesis subordinadas complementarias.
La autora, antes de exponer las fases de la investigación antropológica y social (se recuerda al lector que, justamente, la tesis principal de todo el texto, y que cobra vida en el seno de estos diez capítulos, radica en que los procedimientos antropológicos son apropiados para todas las ciencias sociales), describe la tipología de técnicas que son transversales en los estudios étnicos: el salvataje, por ejemplo, es una estrategia que persigue la comprensión de toda la cultura; por su parte, la comprobación teórica consiste en corroborar in situ lo que afirma la teoría y, entre otras, la encuesta permite la comprensión perceptual de una comunidad de estudio.
Paso seguido, en tres capítulos (5, 6 y 7), presenta lo que sería la Etapa preliminar de una investigación. Rosana bien pudo haber categorizado de esta manera los capítulos; desde la perspectiva del que reseña esta obra, este es un aspecto criticable del documento científico. No obstante, es fácil de deducir que, en los tres capítulos en mención, la autora desarrolla lo relacionado con la importancia del objetivo y de la coherencia entre este y la población y el contexto de estudio. Así mismo, diferencia, pero también enfatiza, en la función del rol tanto del informante como del investigador durante todo el proceso de pesquisa: describe la importancia del sujeto observado como centro de la investigación en pro de la comprensión humana universal (lo cual va de la mano con el paradigma crítico que la autora defiende) y, por otra parte, describe el rigor, el academicismo y la templanza necesaria del sujeto investigador mientras dura la inmersión.
Luego, describe la etapa de ejecución de la pesquisa en el octavo y noveno capítulos. Presenta en ellos las divergencias entre observar y participar, así como la necesidad de integrar los dos procesos en los estudios sociales. Estas orientaciones (aunque la autora no lo menciona) se concatenan pertinentemente con los estudios de Investigación Acción Participativa que nacen en los años 70 y se consolidan en los 80 y 90 dentro del contexto latinoamericano.  Guber sobrevalora en estos capítulos las características de corresidencia, consideradas como ventajosas para las investigaciones sociales de finales de siglo. El estudio del hombre, tras esta corresidencia, está a la mano del investigador social en las sociedades urbanas, lo cual hace que se aumente la necesidad no solo de estudiar al humano en culturas diversas (también urbanas), sino de utilizar la metodología del trabajo de campo de manera interdisciplinar.
En el mismo proceso de ejecución investigativa, es decir, de trabajo de campo en práctica, Rosana Guber sustenta en los dos capítulos siguientes (10 y 11) la importancia de la entrevista para la comprensión social del salvaje metropolitano.  Describe a fondo las características de cada tipo de entrevistas, tanto estructuradas, comandadas por lo que ella denomina dinámica general, como semiestructuradas, orientadas por dinámicas particulares. Bajo este mismo procedimiento de descripción a fondo de características de los instrumentos, en los capítulos 12 y 13 centra la atención en la toma de datos, es decir, en los rasgos funcionales de los diarios de campo, de los apuntes, de las fotografías y de los audios (si hubiera sido escrito en la época actual, seguramente, el video hubiera tenido más énfasis en su descripción). Siendo coherente con el hilo argumentativo, Guber presenta ejemplos de los usos que algunos investigadores han dado a los instrumentos de toma de datos.
Intención principal del capítulo 14: La autora invita al lector a la ejercitación de la metodología antropológica.
Propiamente no es una tesis, sino una intención de Rosana Guber frente a lo desarrollado anteriormente. La autora, en el capítulo 14, invita a poner en práctica lo descrito por ella en las páginas precedentes. Y lo hace de dos maneras: 1) Plantea ejercicios sobre lo abordado en cada capítulo anterior; el lector puede poner en práctica lo aprendido con la lectura, desarrollando las preguntas de orden práctico que propone la autora. Cualquier docente de metodología de la investigación puede tomar como base estos problemas para orientar a sus estudiantes, y 2) Deja claros cuatro pasos para iniciar una investigación antropológica-social: elección del tema, planteamiento del problema, sistematización (esta categoría hace referencia más a la escritura del marco teórico que, propiamente, a la reflexión escrita de una experiencia) y especificación del espacio y población que se busca estudiar.

5.Conclusiones de la obra
Luego de la lectura de El salvaje metropolitano, queda claro el aporte de Rosana Guber a todas las Ciencias Sociales: es una obra de base, que supera todo manual de investigación; es un libro de bolsillo (a pesar del tamaño) para consultar, en cualquier momento, la manera oportuna de proceder en los estudios sociales. Su carácter, además de teórico, es práctico: invita a los lectores a investigar y les dice cómo hacerlo. Es un documento científico fundamental para el que inicie a formarse como investigador, pero también para aquel que, instruido en los procedimientos de la investigación social, tenga dudas sobre los instrumentos, las fases de una pesquisa, los modos adecuados de ejecución del trabajo de campo. Rosana Guber regala a la academia latinoamericana una joya de consulta social, constituida por fundamentos epistemológicos de la Antropología, que van desde los paradigmas predominantes hasta el modelo crítico de la ciencia que busca, social y éticamente, una comprensión cultural del humano: “Mucho queda por hacer si, al rescatar el potencial del enfoque antropológico, podemos contribuir a un conocimiento más creativo, profundo y pluralista de la sociedad humana” (211). A la pregunta de si el libro cumple o no con su objetivo, solo resta decir que logra sobrepasarlo: El salvaje metropolitano convence a los investigadores sociales en cuanto a la extrapolación de los procedimientos antropológicos a los diversos campos de estudio.

6.Comentarios y crítica
A lo largo de la reseña se han valorado los aspectos positivos de la obra de Rosana Guber. Llega el momento de considerar algunos factores que pueden ser pensados en función de un mejoramiento de la obra para futuras ediciones. Lo que se critica a continuación no le resta, de ninguna manera, peso a la importancia de El salvaje metropolitano; solo son consideraciones que surgen entre las líneas del libro. En principio, y aunque se comprende la función del título, habría sido mejor pensar en otra denominación. Las primeras palabras de un libro son como la carátula: invitan a leer, seducen. El título propuesto logra perfectamente este cometido, pero da el efecto de incumplir la promesa que se infiere desde la función catafórica. No basta con la aclaración que se hace, en letra menor, después del título: Reconstrucción del conocimiento social en el trabajo de campo, pues tal reconfiguración se puede asociar al sujeto netamente urbano y no a procesos de investigación generales.
Otro aspecto criticable radica en que se hace un énfasis especial en los aportes del Antropología hacia las Ciencias Sociales; es más, en esto se basa la tesis de todo el texto. No obstante, es curioso que la publicación del libro haya sido en 1991, momento en el cual la Investigación Acción Participativa ya ha dejado huella en la metodología de las Ciencias Sociales. Ya se ha hablado de sistematización, y no precisamente de manera tan reducida como lo plantea Guber; así mismo, se han propuesto etapas de la investigación y, de forma amplia, se han sugerido instrumentos como la encuesta, la entrevista, el diario de campo, etc., con características similares a las descritas por Guber. De esta manera, y aunque la intención del libro parece cumplirse (el éxito en ventas es claro), bien podría afirmarse que la transversalidad de la metodología en Ciencias Sociales ya existía antes de que El salvaje metropolitano viera la luz.

lunes, 3 de febrero de 2020

Reseña del libro "Perspectivas sobre el poder", de Chomsky


Reseña del libro Perspectivas sobre el poder, de Noam Chomsky
Jhon  Monsalve

Resultado de imagen de perspectivas sobre el poder"

Chomsky, N. (2001). Perspectivas sobre el poder. Barcelona: El Roure Editorial.

Contexto de la obra

Desde finales de los años 60, la obra política de Noam Chomsky ha marcado un hito en la perspectiva crítica de la contemporaneidad política especialmente de Estados Unidos, aunque sus estudios trascienden, en ciertas ocasiones, los límites norteamericanos. En el año 2001, cuando el autor ya era considerado una autoridad en temas de análisis científico-político, se publicó un cúmulo de conferencias a modo de libro: Perspectivas sobre el poder. Por la variedad de artículos que allí aparecen, el contexto de la obra merece ser comprendido a partir de cuatro circunstancias fundamentales: en primer lugar, los estudios avanzados sobre lingüística cognitiva; en segundo lugar, la influencia de los medios de comunicación en Estados Unidos y la responsabilidad social de los intelectuales; en tercer lugar, los efectos de la globalización y del mercado libre; y, por último, la situación conflictiva que, para la época, vivía Timor Oriental, tras las muertes a manos de grupos militares y paramilitares que estuvieron en desacuerdo con los resultados del referendo que hizo posible la independencia de este país asiático. Este es el contexto de la obra de Chomsky: cada apartado que compone la presente reseña retomará directa o indirectamente estos cuatro temas generales. Siempre será imposible desligar a Chomsky de un contexto particular, normalmente inmediato.

Breve biografía del autor

Noam Chomsky nació hace 91 años, el 7 de diciembre de 1928. Su familia es de origen judeo-ucraniano. Su padre se dedicaba al estudio gramatical de la lengua hebrea y su madre fue reconocida por dedicarse a la enseñanza de este mismo idioma. No es extraño que Chomsky se hubiera orientado por el estudio de la gramática; sus padres, sin duda alguna, influyeron con su práctica en esta decisión. El interés sobre los estudios políticos surgió de Zelling Harris, un importante académico de la época que tuteló a Chomsky y lo guio, además, hacia el estudio de la matemática y la filosofía. Cuando se aborda la obra lingüística chomskiana, es común hallar representaciones jerárquicas, similares a la teoría de los conjuntos en matemáticas, que hace posible la comprensión de la gramática generativa. Estas influencias de las personas allegadas a la vida del autor son fundamentales dentro de su propuesta política y lingüística.
En 1955, se doctoró en estudios sobre lingüística, de los cuales surgieron sus ideas más reconocidas en el ámbito mundial sobre este tema. Desde finales de los años 90, ha recibido varios reconocimientos de doctorados Honoris Causa, por prestigiosas universidades del mundo. Mientras desarrolló sus investigaciones, contó con la compañía sentimental de la pedagoga Carol Schatz, investigadora en el ámbito de la adquisición del lenguaje en niños, tema que también tuvo en cuenta Chomsky como ejemplificación en sus estudios lingüísticos. Actualmente, trabaja en el Instituto Tecnológico de Massachussets.

Estructura del texto

El libro está conformado por tres apartados generales: un prefacio escrito por Iolanda Tortajada, un prólogo y ocho capítulos. El aporte de Tortajada sobre el libro es fundamental: ubica al lector en el contexto de la obra, rescata los temas fundamentales y recomienda la lectura desde una postura asociacionista de la teoría del lenguaje y la filosofía política. El prólogo está compuesto por un par de páginas en las que Chomsky describe, de manera muy general, las razones de las ideas de los capítulos que conforman el manuscrito. Por su parte, los ocho capítulos se agrupan temáticamente en cuatro ejes: los primeros dos hablan sobre el lenguaje, desde la perspectiva chomskiana; el tercero se centra en la respondabilidad de los intelectuales; el cuarto y el quinto se enfocan en el proceso de globalización y, finalmente, los capítulos seis, siete y ocho analizan la situación política del momento en Timor Oriental.

  Tesis principales

En el trascurso del libro, aparecen tres tesis fundamentales, dentro del grupo de capítulos que arriba fueron descritos. Estas tesis se concatenan con ideas secundarias que las soportan, tal cual se expone en próximos párrafos. Por cuestiones de pertinencia con el nombre del libro y la intención comunicativa del autor de esta reseña, se tendrán en cuenta como tesis principales solamente aquellas referidas de forma exclusiva al aspecto social y político de la obra chomskiana. Más adelante, se describirán las tesis secundarias que van relacionadas con el tema lingüístico. En total, son cuatro grandes temas desarrollados en ocho capítulos, de los cuales surgen tres tesis principales y una secundaria, descritas, en ese orden, a continuación.

Primera tesis principal: Los intelectuales tienen un compromiso político con la sociedad

El autor desarrolla esta idea a partir de la crítica que hace sobre el poder y la manipulación de los medios de comunicación en la sociedad. Este es uno de los temas que ha caracterizado a Chomsky, reconocido, entre otras cosas, por su ideología anárquica centrada en los procesos laborales. Consciente de la influencia de los medios de comunicación en la sociedad y de las formas como son presentadas, verbigracia, las noticias sobre guerras, considera que los académicos deben poseer una actitud crítica ante los hechos políticos del mundo.
Para los argumentos de esta tesis, el autor referencia contextos de conflicto como las guerras mundiales, las acciones políticas de la Unión Soviética en su momento y, entre otras cosas, el papel de los científicos y literatos, como George Orwell, quienes manifestaron, mediante alegorías, su visión crítica del mundo. Chomsky es sintético y concluyente cuando invita a la comunidad académica en general a hacer parte activa de las problemáticas sociales que aquejan al mundo en el presente: “Las respuestas no son exactamente halagadoras hacia nosotras y nosotros y hacia el medio en que vivimos y trabajamos, pero debieran estar en el corazón mismo de nuestras preocupaciones y actividades, en nuestras escuelas, nuestras revistas y nuestras comunidades” (p. 76).

Segunda tesis principal: La globalización, dentro del sistema capitalista, ha beneficiado a unas minorías, dejando a un lado los valores y las proyecciones de un futuro más humano

Según se lee tras las líneas, Chomsky considera que la globalización debería aportar a la construcción de humanidad, es decir, a la configuración de lazos que logren entretejer las voces de los pobres y los trabajadores alrededor del mundo, para lograr la libertad. Por el contrario, se evidencia que la crítica del lingüista y filósofo norteamericano en torno a la globalización se debe a que este fin utópico está lejos de ser considerado. La globalización ha permitido que las bancas se beneficien, que los capitales se acumulen, y que se deterioren con triste parsimonia los sueños de una sociedad más equitativa, educada y en paz. El centro de la crítica de Chomsky no es otro que el sistema neoliberal que ha sabido beneficiarse de la mal orientada globalización.
En el mismo sentido, presenta una definición sobre la democracia, que considera, como fin último, la libertad de los ciudadanos. Es justamente eso: no se trata, como dice el propio Chomsky, de asuntos de izquierda o derecha, sino de cómo se puede lograr una sociedad en donde se conviva libremente y en paz. La invitación que hace en los dos capítulos en donde desarrolla esta tesis (cuarto y quinto, para ser precisos) no es otra que estudiar y analizar la realidad para poderla comprender y, seguidamente, tener el poder de cambiarla, con el propósito de lograr seres humanos libres.

Tercera tesis: El caso de Timor Oriental ejemplifica la manera en que los derechos humanos deben ser defendidos por los países occidentales

Chomsky toma a Timor Oriental como ejemplo de democracia, de lucha por la libertad y de respeto a los derechos humanos. En los tres capítulos en que desarrolla el tema, sabe describir didácticamente la situación política de los años noventa del país asiático y su lucha constante por la independencia. El autor critica fuertemente la violación de los derechos humanos acaecida en el mustio contexto político de búsqueda de la autonomía de Timor Oriental.
Para el autor, este país es un ejemplo a seguir por una razón que aborda y critica con el rigor que siempre lo ha caracterizado: la lucha y la actitud combativa para realizar un referendo que permitiera la independencia del país de aquellas autoridades pro-indonesias. Época de paramilitarismo, de abuso de autoridad, pero también de búsqueda de paz y libertad. Timor Oriental es un ejemplo a seguir por su tenacidad social no solo evidenciada en la consecución del referendo y la ganancia abrumadora de esta participación política, sino también por soportar las inclemencias militares hacia la población de Timor Oriental cuando los resultados fueron tan positivos para el pueblo.

Tesis secundaria más notoria: El lenguaje es un constructo cognitivo, conformado por estructuras profundas y superficiales que hacen posible la creación de infinitas proposiciones

Esta es una tesis secundaria que no va relacionada con el tema fundamental del libro ni con el fin analítico de esta reseña. Si bien es cierto que Tortajada intenta relacionar los dos temas, tal intención, como se ampliará en los comentarios finales del presente texto, no es bien lograda. Los dos primeros capítulos hablan de las revoluciones cognitivas que acarrean unas visiones generales sobre el lenguaje. En medio de lo que se ha denominado la revolución cognitiva, nace la propuesta chomskiana sobre la forma de concebir el lenguaje como constructo interno e innato del ser humano. Lejos de una visión vigotzkiana o hollidayana, el lenguaje no se construye de forma social, sino viene determinado por las funciones ancestrales del cerebro. De esta manera, aparecen dos estructuras que lo hacen posible: en primer lugar, la estructura profunda, entendida como aquellas organizaciones abstractas cognitivas que guardan el sentido de lo que puede ser dicho; en segundo lugar, la estructura superficial, que determina perceptivamente el significado de lo que se dice, ubicado en una expresión.

   Conclusiones de la obra

No existe de forma explícita unas conclusiones en el libro. Ya se ha dicho que los capítulos surgen de conferencias que el autor ha ofrecido a lo largo del mundo en diversos encuentros científicos. Por tanto, se presentan a continuación cuatro grandes conclusiones inferidas de lo que el autor desarrolla a lo largo del libro. En principio, es necesario que los intelectuales actúen bajo principios de libertad. Los medios de comunicación han influenciado las formas negativas en las que se percibe el mundo. Los científicos tienen la responsabilidad de mediar entre estas injusticias del poder político imperante con el fin de buscar la libertad. En segunda medida, la globalización es un fenómeno que, en lugar de favorecer a los pobres y a los trabajadores en pro de la libertad, subsume en el capitalismo a los más desfavorecidos y hace sobresalir la economía de la banca internacional. En tercer lugar, el caos político de Timor Oriental hacia finales del siglo XX y principios del XXI es un ejemplo a seguir de la sociedad occidental, en cuanto búsqueda de la libertad social y la democracia. Por último, el lenguaje es un constructo cognitivo conformado por dos tipos de estructuras: una superficial (concreta y expresiva) y otra profunda (abstracta y de orden semántico).

 Comentarios y crítica

El libro es fundamental para comprender toda la obra de Chomsky. No hay duda que el autor organiza su vida científica en Perspectivas sobre el poder: el lenguaje, la globalización y los conflictos políticos asociados con el poder son temas transversales en la literatura científica de Chomsky y que, pertinentemente, se hallan juntos en este libro. El criterio de pertinencia surge más de la integración de todos los temas propuestos por el autor que de la coherencia entre los capítulos y el título. Por ejemplo, los dos primeros apartados son poco pertinentes porque se aborda el lenguaje de manera científica sin asociarlo de forma directa con el poder (al estilo de Foucault o de Van Dijk). Esos capítulos dan la entrada al libro y pueden ser desorientadores más que orientadores. La intención textual de un título es clara: antecede, como cual catáfora, lo que el texto describirá, narrará o argumentará. Perspectivas sobre el poder da la entrada a temas relacionados con los conflictos, las manipulaciones, la violación a los derechos humanos, etc., temas que sí son considerados en los demás capítulos del libro, pero no en los dos primeros.

domingo, 22 de diciembre de 2019

Comentario sobre la crónica negra “MATA mata Matallana”, de Fernando Iriarte


Comentario sobre la crónica negra “MATA mata Matallana”, de Fernando Iriarte
Jhon Monsalve

Resultado de imagen para mata mata matallana libro


“Mata Mata Matallana” es de esos libros que se leen en una sentada, porque se disfrutan desde el principio hasta el fin. La configuración narrativa de los hechos históricos que rodean la vida de Nepomuceno Matallana es extraordinaria. Como el cronista de alta categoría que es, Iriarte lleva al lector por los senderos de una Bogotá oscura del año 47, en el que se cometió el cruel asesinato de Alfredo Forero a manos de Matallana.

Es coincidencial la raíz el apellido doble de este asesino serial. Pareciera haber sido registrado para condenarlo a un futuro de estafas y criminalidad. Fernando Iriarte, a lo largo de las casi 130 páginas que componen el libro, organiza en secciones la vida de Matallana después del asesinato de Forero. Cada capítulo lleva el nombre de los involucrados en los asesinatos, o de las víctimas, o de los oficiales de la policía que se encargaron del caso.

Aunque el centro de la crónica radica en el proceso a Matallana y en el caso específico de Forero, el autor hace navegar al lector por los mares de la primera, segunda y tercera décadas del siglo XX, cuando el personaje principal estudiaba en el colegio, cuando inició sus desmanes de corrupción, cuando fue llevado a la cárcel por vez primera, cuando se escapó fácilmente de ella, cuando fue arrestado de nuevo, cuando se casó con una mujer mucho mayor por conveniencia, etc.

Para los interesados en la Bogotá de los años 40, esta crónica rescata de manera especial los hechos fundamentales de la época, incluso, en ocasiones, con noticias internacionales que llamaban la atención de Matallana.

Cabe resaltar la astucia del personaje que pinta con palabras Iriarte. En cualquier texto histórico, aparece como un sujeto inteligente, que sabe utilizar el discurso para su beneficio, que sabe engañar a sus víctimas para acumular riquezas. Así mismo, se ve en esta crónica la configuración de Nepomuceno Matallana; un criminal que, además, sabía mantener la calma ante las acusaciones.

Queda muy evidente en la crónica de Iriarte el poco apoyo económico que tenía la policía en la época y, por tanto, la inestabilidad que caracterizaba a la justicia. No obstante, con la ayuda económica de la esposa de Forero, pudieron llevar a cabo las pesquisas necesarias. Uno de los cómplices de Matallana era Hipólito Herrera, quien ayudó a matar y a enterrar a Forero. Según Iriarte, Hipólito se vio obligado a confesar luego de que lo semitorturaran en una noche fría, amarrado a un árbol. La semitortura incluía el no ofrecimiento de un caldo que habían preparado para el frío, hasta el punto que, sin soportar más el castigo, Hipólito optó por contar cada detalle del asesinato y de la tumba donde fue enterrado.

No hay duda que esta crónica es un delicioso banquete para los amantes de la literatura negra hecha en Colombia. Así como lo decía Mss. Marple, en las clásicas novelas de Agatha Christie: la condición humana es la misma en todas partes. Aquí, en nuestro país, contamos tristemente con asesinos de la talla de Ted Bundy o Luka Magnotta. Ya la literatura los está considerando…

domingo, 29 de septiembre de 2019

¡Nada de protestas!: Los desafíos de la nueva alcaldía de Girón


¡Nada de protestas!: Los desafíos de la nueva alcaldía de Girón
Jhon Monsalve
Resultado de imagen para protestas en giron santander 2019

Es difícil hallar noticias relacionadas con protestas en Girón, Santander, durante el gobierno de John Abiud Ramírez. Es más, ante la construcción de vías y colegios en este municipio santandereano, pocas parecen ser las cosas que pueden criticársele (siguiendo el eje de opinión más común). No obstante, en los últimos meses la alcaldía ha tenido que lidiar con dos protestas, que pueden convertirse en desafíos para el nuevo administrador político. Independientemente de quién quede como alcalde, deberá proceder de forma pertinente ante la protesta popular. Lo digo, sobre todo, porque dichas manifestaciones se han presentado en el último año de gobierno de Ramírez y pueden mantenerse o multiplicarse en los próximos cuatro años.

La primera protesta se llevó a cabo a mediados de mayo en el barrio El Consuelo, donde los habitantes salieron a marchar para evitar un arboricidio. La idea de la alcaldía es talar árboles de más de treinta años para hacer una cancha de fútbol. En la madrugada del 12 de mayo la policía cercó con vallas el terreno para proceder con su objetivo. Sin embargo, los habitantes salieron a manifestarse a favor del medio ambiente, tal como lo informa Blu Radio, dándole la voz a uno de los dolientes: “Es un arboricidio lo que van a hacer, además llegaron a las 2 de la mañana a instalar las vallas, como si fuéramos delincuentes, nos oponemos a la tala de los árboles”. Aunque las respuestas de la alcaldía sobre este aspecto tendieron a la comprensión de los argumentos de los manifestantes, aún queda por ver cómo se desarrollará este proceso para recuperar un espacio necesario, pero sin maltratar la naturaleza.

En el mismo sentido, hace poco más de un mes, en Nuevo Girón, los habitantes quemaron llantas, protestando por el pago elevado de servicios públicos. Ante esta situación, ciertos candidatos a la alcaldía dieron su punto de vista en contra de los manifestantes por considerar que tomaron vías de hecho intolerables. Al respecto, debo aclarar que los mismos habitantes habían intentado, previamente, un diálogo con los encargados de la alcaldía para que escucharan sus propuestas, y lo que sucedió fue lo siguiente, según se publicó en RCN Radio:  “El líder cívico manifestó que recientemente hubo una protesta frente al Palacio Municipal en donde esperaban que hubiera atención de parte de alguno de los funcionarios o incluso el propio mandatario; ‘sin embargo, nadie apareció y por eso decidimos hoy realizar la protesta’”. Habrá que esperar cómo se resuelven los temas en las mesas de diálogo que la alcaldía prometió para llegar a acuerdos. Conocedor de la actitud de John Abiud Ramírez, consideraría que todo puede marchar bien. Pero, por las opiniones algunos candidatos a la alcaldía, me sigue preocupando el futuro popular del municipio.

Con estas dos protestas, llevadas a cabo en los últimos meses en Girón, se evidencia una manifestación popular por parte de los gironeses, pero también unas decisiones políticas moderadamente criticables. Si el nuevo alcalde (o alcaldesa) del municipio santandereano se centra más en considerar como inadecuados los comportamientos de los ciudadanos en lugar de preocuparse por cómo resolver los problemas que los aquejan, los aires de protestas, sin duda alguna, seguirán soplando… y cada vez con mayor fuerza.

lunes, 22 de julio de 2019

"Tiempos modernos", de Charlie Chaplin: un ejemplo de enajenación del hombre trabajador


Tiempos modernos, de Charlie Chaplin: un ejemplo de enajenación del hombre trabajador
Jhon  Monsalve 
Resultado de imagen para tiempos modernos imagen

Para Marx, existen dos tipos de trabajo: 1) el concreto, que se refiere al trabajo natural del ser humano como especie, es decir, el trabajo que no implica ningún tipo de mercado, el que no determina un uso capitalista del hombre trabajador en función de los fines de acumulación del hombre no trabajador, y 2) el trabajo abstracto, aquel que ha enajenado, o sea, sacado de sí mismo al hombre para cumplir funciones en detrimento de su ser y a favor del capital de otros. Un ejemplo claro de este trabajo abstracto, enajenador del hombre trabajador, se evidencia en la película Tiempos modernos, de Charlie Chaplin, producida en los años 30 del siglo XX.
La película cuenta la vida de hombres enajenados, que son explotados laboralmente y que, al exigir sus derechos laborales, son encarcelados y maltratados. El contexto dentro del filme es claro: es una época de desempleo y protestas, pero también de abusos hacia los hombres que son empleados. Daría la impresión de que los hombres trabajadores fueran afortunados entre los demás. No obstante, la representación humorística de Chaplin al respecto no deja de ser una parodia crítica de la deshumanización del trabajador: sí hay trabajo, pero también hay una exigencia de producción en las industrias que obliga a los trabajadores a ejecutar funciones de manera tan mecánica que, luego, no son capaces de controlar sus movimientos corporales, ya acostumbrados al hacer laboral. Además, las industrias buscan la manera, incluso, de que los hombres trabajadores no descansen siquiera al momento de comer; entonces, buscan la creación y la comercialiación de máquinas que alimenten a los hombres mientras estos siguen realizando sus funciones.
Desde una perspectiva de la Economía Política tradicional, sustentada por Smith y otros, las escenas fílmicas de trabajo grupal (en donde las funciones que realiza cada individuo aportan a la consecución rápida del producto) favorecen la producción y el mercado. Se nota que la altísima producción en las industrias se debe a una buena demanda social de consumo y los dueños de los medios de producción, para responder en la oferta, terminan deshumanizando al hombre trabajador.
Sumado a lo anterior, la represión, la pobreza y el hambre de la mayoría de la población demuestra que los intereses de los que acaparan el capital son ajenos al bienestar social. El protagonista inicia un romance con una joven huérfana a cuyo padre asesinaron por protestar. La conoce, justamente, cuando ella roba un pan y choca con él. Sin trabajo, ni ella ni él, sueñan con tener una casa propia y buscan las maneras para conseguirla. “Una casa de verdad”, como dice el personaje principal en algún momento del filme, se logra únicamente con el trabajo, que no consigue. La joven encuentra, al final, un lugar donde laboral como bailarina y lleva al protagonista a trabajar como mesero. Tampoco le va bien, y se ve humillado por las reprensiones de su patrón. Por fortuna, consigue agradar al público con el canto y seguir soñando con la casa que, para los hombres no trabajadores, es tan fácil de conseguir.
La película es una representación económica del poder del capital en la sociedad. Desde la perspectiva marxista que comprende este comentario, el trabajo abstracto no es más que un medio de beneficio para los hombres no trabajadores. Sin duda alguna, la enajenación se percibe a flor de piel: humillaciones, maltratos, intenciones de sobreexplotación, sueños difíciles de cumplir y mecanizaciones corporales son ejemplos claros en la película sobre la enajenación del hombre trabajador.

viernes, 5 de julio de 2019

Reseña de Antropología estructural, de Lévi-Strauss


Reseña de Antropología estructural, de Lévi-Strauss

Jhon Monsalve

 Resultado de imagen para ANTROPOLOGÍA ESTRUCTURAL IMAGEN

Lévi-Strauss, C. (1987). Antropología estructural. Barcelona: Ediciones Paidós.

Contexto de la obra

Para comprender a Lévi-Strauss, es importante situarlo en un paradigma teórico que regiría por décadas —y aún lo sigue haciendo— el estudio de las relaciones humanas, a partir de universales y leyes generales de oposición y composición: el Estructuralismo. Este modelo, que abarca gran parte del siglo XX, surge, en principio, de la Lingüística, hecho que es conocido por el autor de Antropología estructural en Norteamérica por voz de Jacobson, quien, entre otras cosas, “le descubrió a Ferdinand de Saussure y los avances de la lingüística estructural. De ahí extraerá la inspiración y los elementos teóricos que necesitaba para sus análisis etnológicos” (Gómez García, p. 3). Dentro de los estudios en el ámbito fonológico, Lévi-Strauss reconoce un método apropiado para las relaciones de parentesco en las sociedades primitivas; en la primera parte del libro que aquí se reseña, hace una explicación detallada de aquello que la Lingüística podría aportar a la metodología del análisis antropológico. El estructuralismo se configura, de esta manera, como el derrotero de una de las teorías de las Ciencias Sociales más importantes en las últimas décadas del siglo anterior.
Entre otras características contextuales, se rescata el centenario de Durkheim en el año de publicación de Antropología estructural: 1958. Es más, Lévi-Strauss, al inicio del libro, dirige una dedicatoria al sociólogo francés quien, desde las Reglas del análisis sociológico, se interesa por regularidades que pueden buscarse en el estudio comparativo entre las sociedades presentes y la información hallada de las primitivas. Basado en este y en otros sociólogos como Mauss, además de lecturas marxistas y filosóficas y de relaciones académicas con Merleau-Ponty y Roman Jacobson, Lévi-Strauss crea, a mediados del siglo XX, una concepción científica de las sociedades, especialmente, de las primitivas.


 Breve biografía del autor

Claude Lévi-Strauss nace en Bruselas el 28 de noviembre de 1908 en una familia de origen judío, característica que, años después, le habría de implicar su exilio y protección en Estados Unidos, dentro del selecto grupo de intelectuales europeos que corren cierto peligro durante la Segunda Guerra Mundial. Desde niño, tiene acceso a la cultura, gracias a que, en su casa, practican el arte, la música y la lectura. Se interesa por la Filosofía y se doctora en Letras con el pasar de los años; sin contemplarlo, una universidad brasileña le ofrece cátedras y oportunidades de investigación en los años treinta; por tanto, viaja al país latinoamericano con el fin de trabajar y, sin intuirlo, inicia, junto a su primera esposa, un recorrido por algunas comunidades indígenas de Brasil. Es por esos años que surge en Lévi-Strauss el interés por la etnografía, gracias al cual sería reconocido como uno de los grandes antropólogos del siglo XX en occidente.



 Estructura del texto

Lévi-Strauss estructura el libro en cinco grandes apartados: la introducción, que contiene cinco capítulos; la segunda parte, constituida por tres secciones; el tercer apartado, compuesto por cuatro capítulos; la cuarta parte divida en dos y el quinto apartado, formado por tres secciones. Es importante aclarar que todos los artículos que componen el libro son publicados antes del año 1958 en diferentes revistas y conferencias; no obstante, el autor anexa algunos apéndices con el fin de complementar la información de ciertos textos académicos. A continuación, se expondrán las ideas generales de cada uno de los apartados, haciendo énfasis en los elementos más importantes de los capítulos que constituyen cada sección mayor.

Tesis principales y secundarias

Idea principal del primer apartado: La Antropología puede alimentarse metodológicamente de los estudios lingüísticos

Para Lévi-Strauss, la antropología cumple con las características de la semiología, propuesta por Saussure. Para la antropología, todo está configurado por símbolos y signos. Basado en Radcliffe-Brown, concibe que la antropología social es una ciencia que estudia hechos para descubrir las características de la sociedad: analizar sus partes constitutivas y establecer correlaciones. En el autor surge una pregunta que sirve como derrotero metodológico: ¿existen redes de relaciones que hacen similares a los grupos humanos que antecedieron en a la cultura actual? Para ello, plantea adecuar en la Antropología el método de análisis estructuralista de la Fonética, no sin antes dejar claras ciertas bases.
Para iniciar sus apreciaciones, el autor presenta la diferencia entre etnografía, como la disciplina encargada de observar las prácticas de comunidades, y la etnología, como el campo que, basado en los documentos de los etnógrafos, compara realidades sociales de una cultura.  También plantea una disparidad entre la historia y la etnología como ciencias sociales. Lévi-Strauss considera que ambas estudian al ser humano fuera de las latitudes en que vive: la primera, por tiempo, y la segundo por espacio. Esto indica que la etnología estudia también el pasado del hombre, con base en las informaciones otorgadas por los etnógrafos, pero con la diferencia del método con la historia: esta última se interesa por desentrañar las expresiones conscientes de la vida social, mientras que las inconscientes son propias de la etnología (entiéndase por inconscientes el estudio del mito en esas culturas). Las dos poseen el mismo objetivo: lograr una comprensión del hombre.
Paso seguido, el autor desarrolla la idea de que la sociología se complementa metodológicamente con la Lingüística, hasta el punto de considerar los mismos fines generales: concibe universales lingüísticos en los fonemas que utilizan las lenguas del mundo para comunicar. De la misma forma, la sociología se interesa por leyes de parentesco, es decir, formas similares en que se relacionan los seres sociales independientemente del lugar en el que estén. En este punto, empieza el desarrollo fundamental del primer apartado.
A renglón seguido, Lévi-Strauss comenta la propuesta de Wiener: las leyes que rigen a las matemáticas no son las mismas que rigen a las ciencias sociales, en vista de la participación subjetiva y, por ende, la influencia que el observador pueda tener sobre los sujetos que estudia. No obstante, para Lévi-Strauss estas leyes sí se pueden aplicar a la Lingüística, puesto que tal subjetividad no determina ni modifica las leyes propias de la lengua. Nuevamente, el autor enaltece el rigor metodológico de la Fonología, ahora, incluso, en cuanto sistema que podría comprenderse ampliamente a través de la informática. Surge otra vez en él el interés por relacionar tales alcances metodológicos en los estudios de corte antropológico.
En el mismo sentido, existen tres problemas en los estudios planteados hasta el momento, según Lévi-Strauss: la relación entre lengua y cultura, entre lenguaje y cultura y entre lingüística y antropología. Al respecto, se concluye que el hombre adquiere la cultura a partir del lenguaje y el lenguaje comparte la misma arquitectura con la cultura. Existe, por ende, una relación intrínseca.
Por lo anterior, el autor manifiesta su envidia ante el método de la Lingüística, que parece muy naturalista. Luego del ánimo de acercarse al rigor lingüístico, Lévi-Strauss propone una metodología basada en la comparación de dos comunidades bastante alejadas que poseen rasgos diferentes con respecto a reglas de matrimonio, organización social y sistema de parentesco. Considera que existen unas distancias importantes entre la cultura indoeuropea y sinotibetana, pero que, entre los pueblos aledaños, pueden hallarse congruencias. De este modo, se concluye que, efectivamente, las culturas estructuran de maneras diversas las relaciones de parentesco.
Finalizando el desarrollo de estas ideas en torno a la influencia del método lingüístico en la Antropología, y con base en Haudricourt y Granai, Lévi-Strauss expresa que existen tres tipos de reglas en la sociedad que la determinan: reglas de parentesco, reglas económicas y reglas de comunicación, las cuales son sistemas de intercambio comunicativo. Sin embargo, existen otros lenguajes en las culturas: arte, mito, rito y religión, también determinantes, que se desarrollarán a lo largo de otros apartados.
Manteniendo las oposiciones propias del estructuralismo, Lévi-Strauss propone como ejemplo otro lenguaje: el de la cocina, cuyas unidades serían los "gustemas"; así, considera que la cocina inglesa, verbigracia, no contiene la distinción entre sabroso e insípido, mientras que la francesa sí, o también que la cocina inglesa cuenta con materiales primas nacionales (relación de endógeno y exógeno), mientras que la francesa no.

Idea principal del segundo apartado: La organización social puede hallarse en los albores de las comunidades primitivas

En principio, el carácter primitivo de una cultura no se comprende, desde Lévi-Strauss, como un retraso social. Desde este punto, intenta descubrir en varias culturas sus cualidades intrínsecas heredadas de los pueblos muy primitivos. Es imposible reconocer a ciencia cierta las cualidades de las primeras culturas, pero, tras un método de contraste, se llega a la conclusión de que existen culturas que pueden definirse, al menos pseudoarcaicamente, por medio de las diferencias con otras culturas. Se hallan semejanzas entre una cultura primitiva particular con otras a lo largo y ancho del mundo, pero sí se pueden descubrir elementos arcaicos de culturas primitivas con base en las diferencias; en últimas, es gracias a lo diferente con otros pueblos que se pueden determinar las cualidades intrínsecas de una cultura. No obstante, el autor considera que tal método no llena todas las exigencias para el descubrimiento del arcaísmo de una civilización.
El autor continúa sus argumentos criticando el hecho de que las formas como se conciben así mismas las culturas primitivas en el Brasil son alejadas de la realidad de su verdadera comprensión. Para ello, utiliza un método comparativo entre cuatro culturas brasileñas, en las cuales analiza las relaciones de parentesco que tienden a ser, en algunos casos, matrilineales y, en otros, patrilineales. Lo cierto es que, mientras tales culturas se perciben a sí mismas como exogámicas, son, en realidad, endogámicas por las relaciones matrimoniales que forman. Esta es, sin duda, una visión interesante que indica el nivel de percepción de occidente sobre culturas que han construido formas de vida en sus contextos.

Idea principal del tercer apartado: La magia y la religión son prácticas relacionadas y universales
El autor aborda la relación indisoluble entre los chamanes y la colectividad. Existen lazos fuertes entre lo que hace creer el chamán y la fe de la colectividad sobre este hecho. Lévi-Strauss relata, entre otras, la historia de Quesalid (tomada de Franz Boas), hechicero de un grupo primitivo de Canadá, que se integró al chamanismo con el fin de comprender sus actos ilusorios. Con el tiempo, lo logró y se configuró en una autoridad que hacía curaciones representando enfermedades con bolas de pelos o con saliva; la colectividad creía en tales acciones y se curaba. Ante este hecho, el autor considera que el chamanismo es intrínseco de las sociedades primitivas y tiene frutos a raíz de la construcción social de los actos del chamán y las creencias que, al respecto, tienen los participantes de la comunidad.
Paso seguido, el autor presenta unas historias de chamanes bastante interesantes desde el punto de vista antropológico. Por ejemplo, hace alusión a un parto que se complica y en el cual, por ende, el chamán interviene para derrotar a Muu, que es la responsable de la formación del feto y que se apodera del alma de la que está pariendo. El chamán interviene con sus cantos, que acompañan los demás, para buscar el alma perdida; cuando esta es hallada, el parto vuelve a su normalidad. Así mismo, Lévi-Strauss, con base en la misma historia, describe ciertos viajes que realiza el chamán a través de sus palabras para encontrar el alma de la mujer. La presencia del mito aquí trasciende el contenido de lo que se cuenta. Estas experiencias son asociadas por el autor constantemente con el psicoanálisis.
Por último, el autor plantea que existe una estructura similar en el relato mitológico que permite comprender por qué en muchas partes del mundo se hallan las mismas narraciones a pesar de la lejanía. Los mitos, así las cosas, son universales, porque tratan el odio, el amor y la venganza. En este apartado, el autor comenta también la relación entre mito y ritual que debe comprenderse en el seno de cada cultura.

Idea principal del cuarto apartado: En el arte se hallan formas de vida primitivas universales relacionadas con la mitología de los pueblos
Lévi-Strauss halla, como en los mitos, unas conexiones importantes entre el arte de Asia y el de América. El autor considera que cabe la posibilidad de que esto se deba a que todos los humanos vienen de un mismo lugar o a que, estructuralmente, se hallan ligados los estilos y las demás características del arte. En un breve capítulo (el más corto del libro), Lévi-Strauss plantea nuevamente las relaciones existentes entre las culturas en cuanto a arte y mitología se refiere. En este caso, une las dos, haciendo alusión a una historia que narra la promesa de una serpiente de darle peces a cierto hombre, si este la transporta. Esta figura aparece en materiales o instrumentos de culturas diferentes de América, lo que corrobora el hecho de que las narraciones tienden a ser universales en los pueblos primitivos.

Idea principal del quinto apartado: Existen aspectos estructurales y metodológicos en proceso de construcción dentro de los estudios antropológicos
Ante los desacuerdos y vacíos en torno al concepto de estructura, el autor propone como tal la representación de las relaciones sociales y plantea cuatro aspectos fundamentales: 1) la estructura es un sistema, el cual tiene implícita 2) la cualidad de transformación; por lo anterior, 3) se puede predecir cómo reaccionará el modelo y, por último, 4) este puede servir para todo lo observado. No obstante, el autor considera que la Antropología, al respecto, apenas está descubriendo las maneras de estructurar estas sociedades y, para ello, se basa en ciencias más avanzadas en ese momento.
El autor continúa el apartado contraargumentando las posturas de Gurvitch, Rodinson y Revel, quienes, previamente, han criticado las posturas del antropólogo francés, acotando, entre otras cosas, que empobrece la realidad social. Incluso, atribuyen una especie de poco aporte a la sociedad; a lo cual Lévi-Strauss dice poder responder con una pregunta similar, que los implica directamente: ¿Para qué sirve la filosofía?
El apartado y el libro culmina con el planteamiento del autor sobre los diversos significados que ha adoptado la antropología en los diferentes espacios científicos en el mundo. Según él, no existe un fundamento claro de dónde provienen las relaciones entre lingüística y antropología, que, habitualmente, proponen las universidades, cuando, en realidad, tienen objetos diferentes, aunque el método devenga del mismo estructuralismo. Entre otras cosas, el autor diferencia la etnografía, que es el trabajo de campo del investigador, de la etnología, entendida como la sistematización de las tareas realizadas en campo, con el fin de llegar a la antropología que, en pocas palabras, no es más que la conclusión de los dos procesos anteriores. Expresa, entonces, que la antropología es interdependiente de la etnografía y de la etnología. Ante las diversas ventajas que describe, el autor considera que la Antropología tiene la función de aportar a la comprensión social y cultural de los seres humanos.

Conclusiones de la obra

En vista de que el libro es una compilación de artículos previamente publicados por el autor, no se halla, de manera explícita, un corolario. No obstante, se pueden identificar las conclusiones de la obra en dos direcciones: 1) aprovechando el último capítulo, se hace notoria la concepción de Lévi-Strauss sobre el objetivo de la antropología, el cual se refiere a la comprensión sociocultural de los seres sociales en comunidad y 2) las cinco ideas fundamentales que desarrolla el autor son las siguientes: La Antropología puede alimentarse metodológicamente de los estudios lingüísticos, La organización social puede hallarse en los albores de las comunidades primitivas, La magia y la religión son prácticas relacionadas y universales, En el arte se hallan formas de vida primitivas universales relacionadas con la mitología de los pueblos y Existen aspectos estructurales y metodológicos en proceso de construcción dentro de los estudios antropológicos. Estas proposiciones generales van desde lo estructuralista, como paradigma teórico, hasta la sistematización de experiencias etnográficas vividas y analizadas por el autor. Antropología estructural es una completa representación del hombre primitivo en cuanto a su organización social que devela los fundamentos, a su vez, para la comprensión del hombre actual.

  Comentarios y crítica

Valorar la obra de Lévi-Strauss es bastante complejo. En primer lugar, una lectura objetiva, teórica y válida demandaría, por ejemplo, del conocimiento preciso del Estructuralismo desde la Lingüística o de las características de la etnografía a mediados del siglo XX. Aunque se ha desarrollado a lo largo de esta reseña una descripción crítica de Antropología estructural, es tan amplio el conocimiento que expresa el libro que fácilmente podrían escaparse ideas importantes del desarrollo teórico del autor. Con lo que se ha alcanzado a comprender, se ha logrado una visión global de la propuesta de Lévi-Strauss, sustentada desde universales y leyes generales, que permiten, a partir de oposiciones y demás estrategias estructuralistas, la comprensión social de las comunidades primitivas. Lo cierto es que cada capítulo se entreteje de forma ideal con los siguientes y anteriores: el paradigma se comprende, así las cosas, en función de las estructuras sociales de aborígenes de distintas partes del mundo, caracterizados por sus creencias, artes, mitos y rituales que hacen posible el entendimiento de culturas diferentes a las occidentales tradicionales, forjadoras, eso sí, de sentidos ricos y diversos.

Bibliografía complementaria

Gómez, P. (2010). Claude Lévi-Strauss. Vida, obra y legado de un antropólogo centenario. En: Gaceta de Antropología, No 26-1.