viernes, 26 de agosto de 2011

Alocución a la poesía y Silva a la agricultura de la zona tórrida: breve comentario

BREVE COMETARIO ACERCA DE ALOCUCIÓN A LA POESÍA Y SILVA  A LA AGRICULTURA DE LA ZONA TÓRRIDA, DE ANDRÉS BELLO
(Jhon Monsalve)

Retrato de Andrés Bello
Andrés Bello es tal vez el más grande humanista que ha tenido América Latina. Su obra puede catalogarse en dos grandes grupos: La poesía y el estudio de la métrica y el análisis y propuestas del español hablado en esta parte del continente. En este pequeño comentario se pretende destacar las principales características de dos de sus poemas más conocidos: Alocución a la poesía y Silva  a la agricultura de la Zona Tórrida, poniéndolos en relación con el contexto, el movimiento literario y la vida del autor.  
Andrés Bello pertenece al Neoclasicismo latinoamericano. En estos poemas se presenta una descripción natural, propia del Neoclasicismo. Otra de las características de este movimiento es la vuelta a las culturas griega y romana; Andrés Bello traduce, por ejemplo, el V capítulo de la Eneida. No obstante, por su participación en hechos políticos como la independencia de Venezuela es considerado también autor romántico: el romanticismo en América es caracterizado por lo político y por la exaltación a la naturaleza. En este caso, la naturaleza se exalta más como la manera de crear conciencia en el pueblo americano de aquel entonces, que como simple descripción del panorama. Y es precisamente este punto el que debe destacarse en los poemas elegidos para este estudio.
Alocución a la poesía es una silva cuya figura literaria predominante es el apóstrofe: se dirige, como función conativa (V. Jacobson), a la poesía, como una invitación a América para que habite en los paisajes, héroes y triunfos de esta nación olvidada  por la eterna prioridad europea. Por otra parte,  Silva a la agricultura de la zona tórrida es un poema en el que se muestran las características de la naturaleza americana.
La silva es una composición poética que consta de versos endecasílabos y heptasílabos ubicados a gusto del autor o de la exigencia rítmica o métrica del poema. Con rima consonante no fija. La silva, aunque ya había sido utilizada por Góngora en Soledades, es la representación en cuanto a composición poética del liberalismo característico de la  América de aquel entonces.
Estas silvas son el ejemplo del deseo de libertad y de identidad en el siglo XIX en lo que concierne a Poesía.

1 comentario:

  1. A mi me gustó esa poesía desde que la vi publicada alguna vez en http://www.agronet.gov.co
    Aunque poca gente la conoce!

    ResponderEliminar